24/7 Señal en Vivo +1 (570) 851-1920
Your Cart (Items: 0)

No products in the cart.

turadiostreaming@gmail.com Estados Unidos - USA

Los padres de Leah Sharibu recuerdan al presidente de Nigeria la situación de su hija

Los padres de la adolescente cristiana nigeriana Leah Sharibu, que se cree que sigue cautiva por insurgentes islámicos militantes, han pedido al presidente nigeriano que cumpla su promesa de liberar a su hija.

Han pasado algo más de 3 años desde que Nathan y Rebecca Sharibu vieron a su hija por última vez. El 19 de febrero de 2018, Leah, que entonces tenía 15 años, fue secuestrada con más de 100 estudiantes de su escuela en Dapchi, en el estado de Yobe. Aunque sus amigas fueron liberadas un mes después, el grupo militante islamista Boko Haram decidió quedarse con Leah, al parecer porque se negaba a renunciar a su fe cristiana.

Desde entonces, se ha informado de que Leah fue obligada a convertirse y a casarse con uno de los comandantes de Boko Haram, y que había dado a luz a un hijo. Su padre ha dicho que todo lo que la familia quiere es recuperar a su hija, con o sin el bebé.

En una carta abierta, sus padres hablan de su dolor, recordando al presidente Muhammadu Buhari una promesa que hizo a la madre de Leah en 2018. “Señor Presidente, usted me prometió por teléfono que mi hija sería liberada pronto porque las negociaciones están en marcha y no pasaría mucho tiempo antes de que Leah sea devuelta a casa. Pero han pasado más de dos años desde que usted hizo esa promesa y Leah lleva ya tres años en cautiverio”, escriben en la carta que fue difundida por la portavoz de la familia, la doctora Gloria Puldu.

“Señor, le rogamos que se ponga en nuestro lugar y suponga que Leah es su hija. ¿Cómo se sentiría al saber que está en cautiverio sólo porque fue valiente al negarse a renunciar a su fe?”

Un amigo de la familia, el reverendo Gideon Para Mallam, dijo a Puertas Abiertas: “El silencio del gobierno federal y de sus captores no es en absoluto bueno. De hecho, no ha habido ninguna noticia oficial sobre Leah en este último año, ni por parte de sus secuestradores, ni por parte del Gobierno Federal de Nigeria. El silencio es preocupante. Los padres merecen ser informados por el gobierno, al menos de forma encubierta. Pero no estamos recibiendo nada de eso”, dijo.

Aunque la sensibilidad de las negociaciones sobre rehenes requiere un nivel de discreción, “puede haber mucha más compasión hacia las familias de los cautivos”, dijo Jo Newhouse, portavoz del trabajo de Puertas Abiertas en el África subsahariana. “Por eso, Puertas Abiertas ha estado instando al gobierno a crear un puesto dentro del gobierno con el único propósito de mantener un enlace activo con las familias y un canal de comunicación abierto y accesible con los traumatizados padres de los rehenes”, dijo.

Diarios de Chibok

Mientras tanto, algunas de las niñas que fueron secuestradas por Boko Haram en su escuela de Chibok, en el noreste de Nigeria, en abril de 2014, y que han sido liberadas, han compartido los diarios que mantuvieron durante su cautiverio.

Naomi Adamu tenía 24 años cuando Boko Haram asaltó la escuela. Al igual que la mayoría de las otras niñas secuestradas, era cristiana y mientras estaba en cautiverio se negó a casarse o a renunciar a su fe.

Como acto de rebeldía, ella y algunas de las otras chicas llevaban un diario, utilizando cuadernos que los militantes les habían dado para escribir versos islámicos. “Decidimos que debíamos escribir nuestras historias para que, si una de nosotras conseguía escapar, pudiéramos hacer saber a la gente lo que nos había pasado”, dijo. También escribieron versos de la Biblia y oraciones en el diario, que ocultaron a sus guardias.

Los líderes de Boko Haram presionaron a Adamu para que se casara, y para que persuadiera a las chicas más jóvenes para que hicieran lo mismo. Sus negativas fueron castigadas con palizas y amenazas de muerte.

Los militantes utilizaron el hambre para doblegar la voluntad de las chicas para casarse con ellas, pero Adamu y algunas de las chicas introdujeron comida de contrabando. También llegaron a cantar canciones cristianas delante de sus guardias.

Naomi fue una de las 81 niñas que fueron liberadas en 2017. Su historia y la de muchas de las otras niñas están recogidas en un nuevo libro titulado “Bring Back Our Girls”.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!
X